TNJ celebra su cuarto de siglo con el estreno mundial de Yo, Federico en homenaje a García Lorca

El texto original del dramaturgo venezolano Jan Thomas Mora Rujano, se publicó originalmente en el año 2006, luego de ganar el Certamen Mayor de las Artes y las Letras del Ministerio de Cultura. El montaje es dirigido por Dairo Piñeres

 

El Teatro Nacional Juvenil de Venezuela (TNJ) celebra los 25 años de su fundación con el estreno mundial de Yo, Federico, obra escrita en homenaje a Federico García Lorca por el dramaturgo venezolano Jan Thomas Mora Rujano, publicada originalmente en el año 2006, luego de ganar el Certamen Mayor de las Artes y las Letras del Ministerio de Cultura. Este montaje dirigido por Dairo Piñeres, se presentará desde mañana hasta el 11 de octubre en la Sala Ana Julia Rojas de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte), en Caracas.

El fundador de Rajatabla, Carlos Jiménez, puso en marcha en 1990 al TNJ, institución que llegó a tener hasta 14 elencos en distintos estados del país, según recordó el presidente actual, Héctor Becerra en conversación con el Correo del Orinoco.

FELIZ COINCIDENCIA

En aquel entonces la compañía juvenil debutó con la pieza Comedia sin título, de Federico García Lorca. Ahora 25 años más tarde “por una feliz coincidencia, sin planificarlo de una manera predeterminada, desde hace cinco meses comenzamos a darle forma a este proyecto que es un homenaje a García Lorca con una obra de un autor venezolano y nos pareció perfecto presentarla para celebrar el aniversario. Y ese es el espíritu de esta celebración”, comentó Becerra, productor general del montaje.

En Yo, Federico, García Lorca está como en un limbo atemporal en el cual se enfrenta con personajes ficticios creados por él, provenientes de sus obras de teatro: Poncia, Bernarda Alba y sus hijas; Yerma y la Vieja Pagana, e incluso Mariana Pineda, tomada de la vida real. Igualmente, el dramaturgo y poeta andaluz encara a figuras reales que marcaron su vida y su contexto histórico como su hermana Concha, Salvador Dalí, Ignacio Sánchez Mejía y el dictador Francisco Franco.

“Mostramos a un Lorca en un limbo que se encuentra con todos sus fantasmas y los personajes que formaron parte de su vida. También está presente en la obra la forma como fue asesinado por la intolerancia de un país y de una ciudad muy difícil en un momento histórico muy complejo. Incluso esa injusticia García Lorca la reclama dentro de la obra, después de mucho tiempo de su muerte, sin saber todavía dónde están sus restos”, confirmó Theylor Plaza, actor encargado de interpretar a la emblemática figura universal de las letras.

TRIBUTO ESCÉNICO Y POÉTICO

El productor general advirtió que la obra no expone un registro histórico a manera de biografía. Por el contrario, toma elementos que ocurrieron en la realidad a lo largo de la vida del artista y los conjuga con fragmentos de sus obras y con la propia poética y dramaturgia de Mora Rujano, para crear una fábula que, además de rendir “un tributo poético” permite a García Lorca resolver algunos asuntos que en la visión del autor de la pieza pudieron quedar pendientes.

Por ejemplo, dentro de la obra Federico García Lorca habla con Bernarda Alba “y le reclama los ocho años de luto y de encierro. Le reclama a Mariana Pineda. El autor andaluz se enfrenta a las cosas que pudieron haber quedado inconclusas en su relación con personajes de sus obras y la evolución de estos que no pudo ver porque murió muy joven”, agregó Becerra.

En opinión del actor, la obra es un canto a la memoria de García Lorca, en el que se reconocen sus grandes y múltiples virtudes al tiempo que se señalan sus flaquezas y quebrantamientos.

PEQUEÑA VENGANZA

En la obra, contó Becerra se muestra la contundencia de la relación de García Lorca con el artista plástico Salvador Dalí, de su profunda amistad con el torero Ignacio Sánchez Mejía y la efectividad del vinculo con su hermana Concha.

Por otra parte, el autor le da la oportunidad a García Lorca de reclamarle directamente al dictador Francisco Franco todo aquello que la sociedad le reclamó, pero esta vez cara a cara. Y en una suerte de venganza, el militar solo está como una presencia viva, un simple testigo y receptor de lo que dice el artista, Mora Rujano censura a la nefasta figura y le quita la posibilidad de replicar.

“Franco ya habló en la historia y dijo e hizo demasiado. Ahora en escena no dice nada ahora, el que tiene que decir es Lorca”, insistió Becerra.

DE MONÓLOGO A OBRA CORAL

Originalmente Yo, Federico está escrita como un monólogo. Sin embargo, desde las primeras lecturas en mayo de este año, el director Dairo Piñeres le dio una dimensión coral a la pieza, con la inclusión de los 10 personajes a los cuales enfrenta la figura central.

En un principio, contó el productor general, la obra era solo García Lorca con libros, papeles, recuerdos y una gran ventana donde se proyectarían imágenes de documentales de su época, con los otros personajes representados por muñecos.

Por el contrario, Piñeres eliminó la totalidad de una importante cantidad de recursos escenográficos para situar a García Lorca en un plano que representa la inmaterialidad de los recuerdos emocionales dentro de los cuales se mueve el personaje central.

Al comienzo de este cambio, el director quiso trasladar el rol de la escenografía a los actores, “pero a medida que se fueron sumando, les dio participación a cada uno”, de manera que la pieza perdió la etiqueta de unipersonal” para darle la dimensión coral que tendrá este montaje, aclaró Plaza.

Para resaltar aun más la propuesta estética y los recursos narrativos propuestos por el director, la obra se observará desde las butacas como dentro de una pantalla de cine más ancha que larga.

El elenco lo completan Edward King, Carlos Dimas, Antony Bracamonte, Erick Zarzosa, José Angarita, Javier Peña, Enrique Calderón, José Figueroa, Alejandro Martínez Oviedo y Luis Ernesto Rodríguez. También participan los músicos Leo Maldonado y Ricardo Chacín.

DÓNDE Y CUÁNDO

Yo Federico completará cinco funciones en la Sala Anna Julia Rojas de Unearte, en Caracas, del 07 al 11 de octubre, con horarios de miércoles a sábado a las 7:00 pm y el domingo a las 6:00 pm. La entrada general tiene un costo de Bs 100 y los boletos están a la venta en la taquilla de la casa de estudios.

Posteriormente, la pieza estará en el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (Celarg), con funciones los fines de semana desde el 13 de noviembre hasta el 5 de diciembre. Por otra parte, el TNJ junto con Dairo Piñeres, postularán la pieza para el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, en Colombia, previsto para marzo de 2016. Igualmente, la producción buscará un espacio en el próximo Festival de Teatro de Caracas.

T/ Luis Jesús González Cova
F/ Héctor Lozano
Caracas

Fuente: http://www.correodelorinoco.gob.ve/comunicacion-cultura/tnj-celebra-su-cuarto-siglo-estreno-mundial-yo-federico-homenaje-a-garcia-lorca/

Tags: